La convivencia como base de la construcción nacional (II)

27Mar09

No obstante, en el tema de la convivencia no hemos avanzado. Las violencias ejercidas por un lado por ETA y, por el otro, por el Estado español han provocado que el listón ético en Euskadi sea bajo. Por un lado, ETA, y el MLNV en su conjunto, se ven como únicas víctimas y como auténticos libertadores de Euskadi. Tras cada atentado, los dirigentes visibles del movimiento, escurren el bulto con discursos abstractos que dicen todo, pero que en el fondo no dicen nada. Por el otro lado, se sitúan el PP y el PSOE, partidos que han sustentado el Gobierno español, que niegan cualquier caso de tortura y de vejación de los Derechos Humanos por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Asimismo, están de acuerdo en dejar, tal y como han hecho sucesivamente en estas últimas elecciones, a parte de la ciudadanía vasca sin la posibilidad de votar al partido que desean, lo que ha condicionado los últimos procesos electorales. El PP y el PSOE, además, han utilizado su condición de víctimas de ETA, para monopolizar el dolor de todas las víctimas habidas en Euskadi. Esto lo han hecho, primero, autoproclamándose las víctimas de ETA por antonomasia, sin contar con que no han sido las únicas, para luego, convertirse en las víctimas por antonomasia. Para el PP y el PSOE no existe otra violencia que la de ETA, que utilizan desde sus medios de comunicación para tapar las diferentes vulneraciones de derechos que padecen algunos vascos. Juegan con total frivolidad con el sentimiento victimista, para apropiárselo, tal y como quedó claro en la época Aznar.

Por eso, los nacionalistas vascos, que estamos situados entre los dos extremos, debemos defender el respeto a todas las ideas y proyectos. Eso es, defender que en Euskadi hay una pluralidad política que, además de ser aceptada, debe ser asumida con las consecuencias que acarrea. Vascos somos todos y así lo debemos entender y aceptar. No debemos caer en la imposición de carnés según la ideología. No hay buenos o malos, sino ciudadanos vascos diferentes. Esa aceptación y asimilación, nos debería llevar automáticamente, por inercia, a la deslegitimación de la prohibición. Eso conlleva estar en contra de cualquier tipo de negación de derechos. En este apartado, también debe contemplarse el rechazo a la violencia de ETA, ya que sólo aceptando que la violencia no es unilateral, sino que hay varias y diferentes, conseguir comprender al del otro lado. El objetivo es recomponer los lazos sociales de Euskadi, que aunque son más fuertes de lo que creemos, podrían serlo aún más.

Para ello, se deben, desde las instituciones vascas, lanzar políticas integradoras que deben buscar puntos de encuentro, donde converjamos la mayoría de ciudadanos vascos es. El Estatuto, aunque desgastados y trastocado por el Estado, debería servir para ello, ya que es la ley que mayor consenso tiene. Y también las Instituciones vascas que deberían ser quienes, además de proponer esas políticas, las defiendan. Es en las Instituciones vascas donde estamos representados los vascos, por lo que, es ahí donde debería residir nuestra soberanía. Una soberanía ejercida desde España, que las instituciones sólo gestionan. Por lo que, para dotarnos de mayor soberanía, deberíamos apostar por un “concierto político”, que construya un pacto bilateral, de respeto mutuo, entre España y Euskadi.

Anuncios


One Response to “La convivencia como base de la construcción nacional (II)”

  1. Te agrego a mi lista de blogs favoritos. Estoy muy de acuerdo con tus planteamientos. Agur bero bat!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: